23 junio 2011

EL CONOCIMIENTO


Eclesiastés 1:18  “Porque en la mucha sabiduría hay mucha molestia; y quien añade ciencia, añade dolor”.

“Cuando el hombre está reconciliado con Dios, las cosas de la naturaleza le dirigen palabras de sabiduría celestial, dando testimonio de la verdad eterna de la Palabra de Dios.  A medida que Cristo nos da el significado de las cosas que hay en la naturaleza, la ciencia de la verdadera religión irradia y explica la relación que tiene la ley de Dios con el mundo natural y el espiritual” (Consejos para los maestros, 182).

Salomón, luego de haber investigado por muchos años, en todo lo conocido, y de haber experimentado el mundo y sus paciones, llegó al cansancio y exclamó el texto de hoy.

Pero cuando estamos consagrados a Dios, en cada nuevo episodio de estudio serio, observamos las maravillas de la creación de Dios. En Dios tenemos la dirección necesaria para alcanzar el conocimiento de su propia persona. Es a través del estudio de las Escrituras, y del estudio de la naturaleza, que conoceremos mejor al Todopoderoso.

Hoy tratemos de amistarnos con la fe; veamos en los hechos naturales, la mano misericordiosa de un Dios de amor dispuesto a comunicarse con el mundo.

No hay comentarios.: