29 mayo 2011

LA MAESTRA HORMIGA


Proverbios  6:6 Ve a la hormiga, oh perezoso, Mira sus caminos, y sé sabio”.

“No solamente hemos de hablar al niño de estas criaturas de Dios. Los mismos animales deben ser sus maestros. Las hormigas enseñan lecciones de trabajo paciente, de perseverancia para vencer los obstáculos, de previsión para el futuro” (Conducción del niño 58).

Es muy complicado lograr establecer un hábito pasados los 10 años. No es imposible pero es más desafiante. Cuando el niño esta es su propia edad, es  más fácil adquirir destrezas de laboriosidad, constancia, tenacidad y responsabilidad.

El uso de horarios, agendas y un pensamiento de tipo optimista en la buena voluntad de Dios son herencias que colocarán al futuro joven en la senda del éxito. Las personas organizadas, ordenadas, limpias y responsables tendrán mejores oportunidades de triunfar en la vida que las personas que no desarrollaron estas competencias.

Si ya no somos niños, y somos consientes de nuestra deficiencia en estos hábitos, no es saludable descargar la culpa de  lo que nos pasa a nuestros padres y maestros, sino que debemos asumir el control de nuestra realidad y vencer los desafíos que significa el aprender a ser ordenado, constante y limpio. Esto será un trabajo difícil más para unos que para otros, pero nadie lo hará por nosotros.

Hoy aprendamos de este pequeño ser, la hormiga y seamos constantes, buscando primero cumplir con el deber y luego con el placer.

No hay comentarios.: