27 marzo 2011

YO TE CUIDO


Salmos 105:15 No toquéis, dijo, a mis ungidos, Ni hagáis mal a mis profetas.

“Era evidente que el Dios a quien Abrahán adoraba protegía a su siervo, y que cualquier daño que se le hiciese sería vengado.  Es asunto peligroso dañar a uno de los hijos del Rey del cielo” (Patriarcas y Profetas, 122-124).

Aunque Dios permitió que Abraham fuese probado ante el rey de Egipto, y este fue temeroso y mintió con respecto a su parentesco real con Sara (dijo que era su hermana, y no su esposa), Dios protegió a su siervo.

Dios va a permitir que pases momentos de dificultad, pero no tienes que temer sino confiar en el aliento que su vara y su cayado te infunden. Su vara es para corregirte y su callado para guiarte, no necesitas desfallecer, no estás solo o sola.

Otra buena noticia es que Dios te cuidará constantemente, porque cualquier ofensa que se te haga será vengada por tu Padre. Dios te cuidará así como cuidó a sus enviados de la antigüedad.

Como dijo Abraham Lincoln, no es la cuestión si Dios está con nosotros, sino, ¿nosotros estaremos con Dios? ¿Cómo reclamar sus promesas si nosotros estamos apartados de Él?

Hoy es un buen día para hacer las paces con Dios e iniciar su entrenamiento de abandonarnos a su buena voluntad; a deponer nuestras propias armas de palitos y ramitas para tomar las armas de la fe y la justicia. Hoy es un buen día para confiar en Dios en medio de la vicisitudes y tribulaciones en las que nos encontramos.

No hay comentarios.: