25 marzo 2011

LA MUERTE


Salmos 88:10 ¿Manifestarás tus maravillas a los muertos? ¿Se levantarán los muertos para alabarte?

“Muchos pensaron que Lázaro tendría un maravilloso incidente que relatar.  Estaban sorprendidos de que no les dijera nada.  Pero Lázaro no tenía nada que decir.  La pluma que movió la inspiración nos ha dado luz acerca de este punto” (Cada día con Dios, 150)

El tema de la muerte ha cautivado y generado muchas preguntas y debates en los seres humanos durante muchos siglos. Por tratar de saber que se siente estar muerto, muchos han recurrido a entrevistarse con demonios quienes los han engañado con historias de ultratumba.

Con tal de satisfacer esta curiosidad, muchos han andado en terreno encantado por el enemigo y han bebido de doctrinas de demonios.

Cuando Lázaro fue entrevistado luego de su experiencia mortal, lo único que él atinó a decir fue nada, porque en su experiencia eso era lo que había sucedido.

Una vez un amigo me preguntó: “¿sabes que se siente estar muerto?”, a lo que respondí que no. Me volvió a hacer otra pregunta: “¿recuerdas algo antes de haber nacido?” y le respondí nuevamente que no. Su respuesta casi inmediata fue: “¡eso precisamente se siente estar muerto!”. La muerte es como un sueño profundo en el que uno entra y no siente que pase el tiempo, para solo despertar en la mañana gloriosa de la resurrección.

La muerte es un dulce sueño al que los hijos de Dios no temen, porque un día, el Señor llamará de su sueño a los murieron confiando en Él, y entonces una multitud de santos se levantarán clamando, ¿Dónde esta muerte tu aguijón?, ¿Dónde sepulcro, tu victoria?

No hay comentarios.: