24 marzo 2011

FUERA DE LA ZONA DE COMODIDAD


Salmos 85:10 “La misericordia y la verdad se encontraron; La justicia y la paz se besaron”.

“La pluma de un ángel no podría describir toda la gloria del plan revelado de la salvación.  La Biblia dice cómo llevó Cristo nuestros pecados y cargó con nuestros dolores.  Aquí se revela cómo se unieron la misericordia y la verdad en la cruz del Calvario, cómo se besaron la justicia y la paz, cómo puede ser impartida al hombre caído la justicia de Cristo.  Allí se desplegaron infinita sabiduría, infinita justicia, infinita misericordia e infinito amor” (A fin de conocerle, 13).

Solo por salir de nuestra zona de comodidad, por salir de nuestros lugares de reposo y tranquilidad, por atrevernos a romper con la rutina, por esforzarnos a proyectarnos al necesitado, llegaremos a encontrar grandes bendiciones y alegrías.

Cristo nos mostró que en el Calvario la justicia de la Ley y el amor de la Cruz se encontraron. Los dos aspectos del carácter de Dios se mostraron de manera concreta y visible. Dios se hizo carne y habitó entre nosotros y nos redimió del poder de las tinieblas.

Hoy nosotros como hijos de Dios debemos imitar su ejemplo de servicio. Salgamos de nuestro lugar favorito de ocio y proyectémonos a los que nos necesitan. Brindemos lo que tenemos, un espíritu alegre, una conversación amena, un poco de alimento, una ropa abrigadora, una visita jovial, un par de oídos pacientes y llegaremos a disfrutar de una sensación de alegría y satisfacción por el deber de amor cumplido.

Hoy atrevámonos a reproducir en nuestra experiencia el acto de justicia y amor del Señor; sirvamos a algún persona, pariente, amigo, o hermano de la fe que necesite del amor de Dios. Atrevámonos a ser un eslabón más de la cadena de Salvación que Dios tiende desde el cielo a la tierra.

No hay comentarios.: