10 febrero 2011

RESPONSABLES DE NUESTRAS AMISTADES

Salmos 1:1 “Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado;”

“Los que tienen la bendición del Señor son muy favorecidos... Aseguraos, entonces, de no elegir a los impíos como compañeros, porque influirán en vosotros para que hagáis las mismas cosas que desagradan a Dios, y os privan de su bendición...”. (A fin de conocerle, 321).

Dime con quién andas y te diré quién eres. Es muy conocida la idea de que por la convivencia o el mucho frecuentar con otras personas, tarde o temprano seremos impactados por sus hábitos, modos y manera.

Tenemos una responsabilidad bíblica de cuidar todo nuestro ser. Nuestro aspecto espiritual no es todo, sino también nuestro aspecto físico, mental y… SOCIAL.

Podemos estar creciendo de manera desequilibrada, dando énfasis a los aspectos espiritual, físico y hasta mental, pero descuidando nuestro aspecto social. Somos responsables de la clase de gente con la que nos asociamos.

Es difícil elegir a las personas con quienes nos asociamos en episodios fortuitos como el paradero de buses, un viaje o una cita de trabajo, pero si somos responsables de cuidar con quienes nos relacionamos por más tiempo en nuestras amistades.

Si me junto con futbolistas, pues no soñaré con ser pianista, y si me junto con lobos, no aspiro a ser oveja.

Tratemos de ser consecuentes y responsables con nuestra sagrada vocación. Tratemos de ser individuos que eligen bien a su grupo de amigos. Haciendo esto, seremos ejemplo también para los más jóvenes que nosotros.

No hay comentarios.: