14 febrero 2011

POCO MENOR


Salmos 8:5 “Le has hecho poco menor que los ángeles,
Y lo coronaste de gloria y de honra”.

“Un hombre honrado, según la medida de Cristo, es el que manifiesta integridad inquebrantable.  Las pesas engañosas y las balanzas falsas con que muchos tratan de incrementar sus intereses en el mundo, son abominación a la vista de Dios.  Sin embargo, muchos de los que profesan guardar  los mandamientos de Dios trabajan con pesas y balanzas falsas.  Cuando un hombre está verdaderamente relacionado con Dios y guarda su ley en verdad, su vida lo revelará, porque todas sus acciones estarán en armonía con las enseñanzas de Cristo.  No venderá su honra por ganancia”. (Joyas de los testimonios, t. 1, 510).

Recordemos que el Señor hizo al ser humano a su imagen, pero a su imagen y semejanza no solo física, sino también moral.

Los hijos de Dios, que aspiramos a vivir con el Señor por toda la eternidad en su reino de gloria, tratamos de honrarlo, no solo con nuestras voces en la iglesia, sino también en la vida práctica. En nuestros negocios y en el quehacer diario.

La mentira y las medias verdades son lo mismo. No hagamos uso de la habilidad mentirosa para beneficiarnos, porque no sabemos qué sensible corazón puede estar observándonos. Quizá, un hijo, un hermano menor, una amiga que quiere conocer la iglesia o algún interesado. Y con nuestra actitud de “listos” podemos estar echando sombras en su vida y experiencia.

Nuestro primer padre, Adán, fue hecho lleno de gloria y honra; nosotros busquemos que el Espíritu Santo restaure en nosotros, cada día, el carácter de Dios en nosotros. Hoy busquemos esto.

No hay comentarios.: