Google+ Followers

16 febrero 2011

PECADOS OCULTOS


Salmos 19:12 “¿Quién podrá entender sus propios errores?
Líbrame de los que me son ocultos”.

“Necesitamos estudiar el carácter de los motivos que impulsan a la acción, a la luz de la ley de Dios, para comprender nuestras deficiencias.  Pero si bien el instrumento humano ve sus pecados, no debe desanimarse, aunque se vea condenado por los preceptos de la justicia.  Debe ver y comprender la pecaminosidad del pecado, debe arrepentirse y tener fe en Cristo como su Salvador personal”. (A fin de conocerle, 245).

Cuantas veces andamos sin tener en cuenta cómo hacemos sentir a los demás. En esta sociedad estamos aprendiendo a ser individualistas. Estamos aprendiendo a actuar y vivir como islas, utilizando nuestros propios pensamientos como regla de carácter y conducta.

Lo que sucede también es que estamos aprendiendo, por cómo están puestas las piezas de la sociedad, a actuar sin pensar en las consecuencias. Pero hoy aprendamos que no somos islas. Un axioma de la comunicación dice que es imposible dejar de comunicar.

Nuestros gestos, miradas y actitudes, ya comunican, y muchas veces no comunicamos lo que queremos o pensamos. Tengamos mucho cuidado de lo que hablamos y hacemos. Además, aunque siempre hay personas que quedarán ofendidas sin que nos demos cuenta (por miradas o actitudes) oremos como David: Líbrame de los pecados que me son ocultos.

Cuanto más te acerques al Señor, verás como aparecen más tus pecados… pero no te desanimes, es para que los abandones.

No hay comentarios.: