11 febrero 2011

MEDITAD EN ÉL

Salmos 4:4 “Temblad, y no pequéis; Meditad en vuestro corazón estando en vuestra cama, y callad”.

“El es vuestro verdadero ideal.  Contempladlo, meditad en él, hasta que el Espíritu del Maestro divino tome posesión de vuestro corazón y vuestra vida”. (Consejos para los maestros, 19).

Uno de nuestros desafíos en esta era de la “nube” (web 2.0 del internet), es la de mantener nuestra mente enfocada en la dulce persona del Señor.

En medio del impacto de los medios de comunicación, de las redes sociales, de las llamadas telefónicas, de las clases del colegio, instituto o universidad, de los desafíos del trabajo, de las relaciones familiares, afectivas o laborales, en medio de todo esto, debemos luchar por mantener cada uno de nuestros pensamientos cautivos en la persona de nuestro amado Señor y Salvador.

Hoy es un buen día para comenzar. Necesitamos ejercer control sobre nuestros pensamientos, sobre nuestros sentimientos, sobre nuestros afectos para que todo lo veamos desde los vidrios de los anteojos de la contemplación de las cosas santas.

En medio del picado de papas, de nuestra lectura de buenas fuentes, del trabajo en la computadora, de las relaciones laborales o afectivas, debemos actuar como verdaderos hijos e hijas del Señor.

Empecemos hoy esta lucha, como viendo al invisible y veremos cómo actúa el Señor en nuestras vidas. Esperemos confiadamente en su trono de gracia y veremos como Dios nos guía en medio de los verdes pastos, o el valle de sombra de muerte, con la seguridad de su compañía

No hay comentarios.: