12 febrero 2011

EL DULCE SUEÑO


Salmos 6:5 “Porque en la muerte no hay memoria de ti; En el Seol, ¿quién te alabará?”

“La doctrina de que el hombre queda consciente en la muerte, y más aún la creencia de que los espíritus de los muertos vuelven para servir a los vivos, preparó el camino para el espiritismo moderno. Si los muertos son admitidos a la presencia de Dios y de los santos ángeles y si son favorecidos con conocimientos que superan en mucho a los que poseían anteriormente, ¿por qué no habrían de volver a la tierra para iluminar e ilustrar a los vivos? Si, como lo enseñan los teólogos populares, los espíritus de los muertos se ciernen en torno de sus amigos en la tierra, ¿por qué no les sería permitido comunicarse con ellos para prevenirlos del mal o para consolarlos en sus penas? ¿Cómo podrán los que creen en el estado consciente de los muertos rechazar lo que les viene cual luz divina comunicada por espíritus glorificados? Representan un medio de comunicación considerado sagrado, del que Satanás se vale para cumplir sus propósitos”. (Conflicto de los siglos, 607, 608).

La cita de hoy es bastante larga y es que el tema del estado de los muertos es muy importante.

Cuando el ser humano muere, pasa a estar en un estado similar al de estar dormido. Esto significa que no siente que pasen años o siglos desde el día de su muerte hasta que el Señor lo resucite, siempre y cuando haya sido fiel a la luz que recibió del cielo.

El tema de los médiums espiritistas, guija, fantasmas y aparecidos, no es otra cosa que las artimañas del diablo para confundir a las gentes que desconocen la Palabra de Dios

Hoy hagamos nuestra parte para comunicar la verdad sobre el estado de los muertos y la solución que Dios dio a sus hijos fieles: La resurrección.

No hay comentarios.: