Google+ Followers

09 enero 2011

RECOMPENSADO


Job 42:10 “Y quitó Jehová la aflicción de Job, cuando él hubo orado por sus amigos; y aumentó al doble todas las cosas que habían sido de Job”.

“Al intentar hacerlo culpable delante de Dios y merecedor de su castigo, lo sometieron a una penosa prueba y describieron erróneamente el carácter de Dios.  Con todo, Job no se apartó de su lealtad, y Dios recompensó a su fiel siervo” (Mensajes selectos, 22).

Una vez leí un lema relacionado al Señor Jesús. No recuerdo si lo vi en un polo, un folder o un cartel, y rezaba así: “Adicto a Jesucristo”.

Bueno. Cuando no contaba con suficiente información en salud, me pareció un bonito lema porque adicción, pensaba yo, significaba estar siempre unido con Jesús. Pero la palabra “adicción” siempre está vinculada a una conducta obsesiva recurrente des – truc – ti – va.

Entonces aquella palabra adicción no tiene nada que ver con el quehacer de adoración hacia el Señor.

Lo anterior lo cité por la experiencia de Job. Cualquier observador superficial podría  entender que Job fue un adicto a la religión, pero no fue así, porque la destrucción de su entorno y de su salud fue de parte del diablo, ya que mientras no sucedió aquel evento, su vida fue típica, con altos y bajos.

Job, por su fidelidad (no adicción, ya que no ocultó su  malestar ni negó sus pensamientos razonados), alcanzó la recompensa del Señor.

Hoy seamos fieles al amor, pero del Señor, a pesar de los momentos difíciles de la  vida.

No hay comentarios.: