Google+ Followers

24 enero 2011

Introducción al Apocalipsis I


Apocalipsis 1: 1. “La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan…”.
Apocalipsis, en griego, significa revelar, mostrar, desglosar, y esto generalmente se refiere al acto poderoso de Dios de mostrar, en este caso, su plan de redención. Lo interesante aquí es que Dios indica que es la revelación de Jesucristo; y esto puede significar que es de Cristo como dueño o que este apocalipsis muestra o revela a Jesucristo.
Juan escribió en su evangelio, 1: 9 que la luz verdadera vino al mundo, pero que la humanidad no lo recibió. Esa Luz verdadera era Cristo hecho carne (Juan 3:16), esto es, el esfuerzo de la Trinidad por reconciliar a la criatura con Dios el Padre (Colosenses 1:20).
Esta es la revelación de Jesucristo en la que nos muestra su amor para con la humanidad.
Dios el Padre participó de este mensaje, no está ajeno, sino que está preocupado porque la humanidad vea su participación en el plan de salvación (Levíticos 10:17; Romanos 5:10). Así, el apocalipsis manifiesta a todos los que aceptamos su gracia las cosas que sucederán pronto. Somos doulos, o siervos del Señor, los que estamos dispuestos a hacer todo lo que el Señor nos indique.
Dios mandó a su ángel, no se dice que ángel fue, pero los ángeles (Hebreos 1:14) ayudan al Señor en el cumplimiento de sus planes; y fue un ángel el que hizo llegar el mensaje a su siervo Juan, el apóstol, el amado, el más joven de los doce.
Ojo, vale la pena recordar que este es el evangelio, el último evangelio de la Biblia.[1] Y otra salvedad, es que si bien es cierto que este evangelio muestra al Señor Jesús, el personaje que proveyó este mensaje es Dios el Padre. Dios el Padre esta activamente interesado en tu salvación, y es por ello que te proveyó el Apocalipsis o la Revelación de Jesucristo, para proveerte su gracia. Su salvación.


[1] James L. Resseguie, The Revelation of John: A Narrative Commentary (Grand Rapids, Mich: Baker Academic, 2009).

No hay comentarios.: