11 enero 2011

ENRIQUECIDOS POR LAS PRUEBAS


Job 42:16 “Después de esto vivió Job ciento cuarenta años, y vio a sus hijos, y a los hijos de sus hijos, hasta la cuarta generación”. 

“Las bendiciones que parecían haberse esfumado para siempre, regresan en forma más maravillosa. Job tuvo de nuevo, propiedad, familia, amigos y buena reputación.  Pero aun mayor que estas bendiciones fue el recuerdo de una experiencia en la cual se había encontrado cara a cara con Dios y había aprendido lecciones de más valor que las riquezas materiales”  (Comentario Bíblico Adventista, tomo 3, 618).

De haber estado cerca de la muerte, Job vivió muchas décadas más y vio y disfrutó de las bendiciones del Señor Dios Todopoderoso.

Cuantas veces se hará necesario que dejemos de levantar el puño al cielo preguntando “¿Porqué Señor?”, para preguntar: “¿Qué quieres que aprenda Señor?”. La crisis va a llegar a nuestra vida pero depende de nuestras decisiones y elecciones para salir o enriquecidos y fortalecidos, o deprimidos y derrotados.

Admito que hay personas que por su tendencia a la tristeza, pueden tener una inclinación a la derrota, y si tu eres uno de ellos, pues debes trabajar cuesta arriba en relación al manejo de tus pensamientos y emociones, porque Dios nos pondrá más de una vez en el horno de las pruebas para que seamos refinados en el crisol de la tribulación.

Hoy busquemos tener una visión de esperanza en la vara y el cayado de nuestro pastor divino, que nos acompañará en medio de las pruebas y nos enriquecerá de experiencia para ayudar a los demás.

Hoy confiemos en la mano bondadosa de nuestro Padre Celestial.

No hay comentarios.: