Google+ Followers

06 enero 2011

CUIDANDO NUESTRAS ACCIONES


Job 42:7 “Y aconteció que después que habló Jehová estas palabras a Job, Jehová dijo a Elifaz temanita: Mi ira se encendió contra ti y tus dos compañeros; porque no habéis hablado de mí lo recto, como mi siervo Job”. 

“El Señor es deshonrado cuando cualquiera que profesa su nombre adolece de vaciedad interior. Esto representa mal a Dios.  Nada fuera de Cristo manifestado en el espíritu, la vida y el carácter puede revelar a Dios a un mundo que no le conoce” (A fin de conocerle, 230).

Cuan a menudo vivimos con la convicción de que no dejamos una marca en las mentes de las demás personas. Pensamos que a nadie le debe importar lo que hacemos o dejamos de hacer.

Este es un pensamiento fuera de lugar. La vida nos ha enseñado que nadie es una isla. Estamos interconectados por el trabajo, la iglesia, los deportes, las amistades, los estudios o la familia, y nuestras actitudes y acciones nos ayudarán o perjudicarán y no solo a nosotros sino a quienes nos rodean, por que lejos de ser islas, cada uno es como la plaza de armas de una ciudadela de amistades y conocidos.

Con esta visión en mente, pensemos cuantas veces hemos representado bien o mal al Señor. Cuando conducimos, estudiamos, jugamos, leemos, amamos, es decir, vivimos.

Hoy tratemos de pensar y cuidar nuestras acciones, y aun haciéndolo podemos errar, por lo que debemos pedir al Señor nos libre de los pecados que nos son ocultos.

No hay comentarios.: