01 diciembre 2010

FE EN EL SALVADOR


2 Crónicas 20:25  “Viniendo entonces Josafat y su pueblo a despojarlos, hallaron entre los cadáveres muchas riquezas, así vestidos como alhajas preciosas, que tomaron para sí, tantos, que no los podían llevar; tres días estuvieron recogiendo el botín, porque era mucho”.

“Dios fue la fortaleza de Judá en esta crisis, y es hoy la fortaleza de su pueblo.  No hemos de confiar en príncipes, ni poner a los hombres en lugar de Dios.  Debemos recordar que los seres humanos son sujetos a errar, y que Aquel que tiene todo el poder es nuestra fuerte torre de defensa. En toda emergencia, debemos reconocer que la batalla es suya. Sus recursos son ilimitados, y las imposibilidades aparentes harán tanto mayor la victoria” (Profetas y reyes, 150).

Las victoria que Dios le da a su pueblo escapan a cualquier pensamiento humanamente posible: abrir el mar para que pasen, solo con una quijada de burro se dio muerte a 1000, con gritos derribar unas murallas infranqueables, con 10 plagas aplastar al más grande imperio del mundo, con trompetas y cantaros destruir un ejército, que solo cantando una guerra se gano.

Lo que sucede es que en todos los casos no se trata de las posibilidades humanas sino de las divinas. Un grupo de personas capaces de correr riesgos por fe; porque esperan la liberación milagrosa del Señor, aunque estén preparados para la guerra.

Esto es lo que debemos entender. En una mano estar enteramente preparados para toda obra buena, y en otra mano los recursos de la fe basada en la alabanza y la adoración a un Dios Todopoderoso. Hoy vivamos con fe y por fe en nuestro Salvador.

No hay comentarios.: