14 diciembre 2010

¿Es malo un beso?

Bueno, eso depende de qué clase de beso es el que se prodigue y a quien se lo dé. Pero en el contexto de la pregunta, se está hablando de la amistad o el noviazgo. Primero, el beso es uno de los regalos más privados que uno puede dar.

Si se lo da de amiga a amigo o viceversa, pues debe pensarse bien. Un regalo tan intimo es un privilegio recibirlo, pero en la mejilla. Un beso en la boca entre amigos, no es lo mejor, debido a que no solo se pone en juego afecto hermanal, sino erotismo.

El beso entre novios, en los labios, es un privilegio de afecto entre dos personas que se aman. Aun aquí cabe mencionar el beso francés o con lengua. Dice Montandon que en un beso francés se ponen en juego 29 músculos, 17 de ellos relacionados con la lengua, 9 miligramos de agua, 0.18 de sustancias orgánicas, 0.7 de materias grasas, 0.45 de sal, centenares de bacterias y millones de gérmenes, descontando que interviene una de las zonas erógenas más cercanas del cerebro, la boca.[1]

Este es un beso cargado de erotismo, que si es usado por una pareja de novios y peor aún, que carece de dominio propio, es la puerta de entrada para expresiones más íntimas de sexualidad en el noviazgo, incrementándose el riesgo de deshonrarse; lo que sucede al revés entre esposos donde si es lícito porque les es lícito la expresión sexual coital plena por ser casados

Lo ideal es brindarse entre novios los besos que no abran puertas hacia las relaciones sexuales pre matrimoniales. Esto es muy difícil para quienes no poseen un buen manejo de sus emociones, deseos y pensamientos, pero a amar se aprende.

Termino con las palabras del poeta y humorista estadounidense Oliver Wendell Holmes: El ruido de un beso no es tan retumbante con el de un cañón, pero su eco dura mucho más.[2]


[1] Alain Montandon, El beso : ¿qué se esconde tras este gesto cotidiano? (Madrid: Siruela, 2007), 51.
[2] Con todo mi amor. Libro amigo (Teià: Malsinet Editor, 2007), 33.

No hay comentarios.: