02 diciembre 2010

Enamorada de un hombre casado


Manuela Dunn Macetti, en su libro: “Diosas: El canto de Eva”, señala que hay mujeres de tipo Afrodita que tienden a la sensualidad pudiendo confundir con su conducta a algunos hombres que creen que trata de seducirlos. Esta mujer puede llegar a tener cierta molestia con otras damas porque piensa que deberían ser como ella. Apetece las relaciones breves  y si se enamora de un hombre casado, tratará de que se enamore de ella sin reparar mucho en las consecuencias.[1]

En otras palabras necesita urgentemente un psicólogo por su socio patía. Pero quizá no sea el caso para esta pregunta. El otro problema podría ser que un hombre incapaz de resolver los problemas de su hogar (que quizá él mismo ha generado) busque huir (quizá, cobardemente) de su realidad y aventurarse en una aventura amorosa seduciendo a una jovencita. Y ella sufre por la confusión de su mente, por un lado sus emociones la gobiernan con poder, pero su razón aun no ha quedado anulada. De allí la controversia.

Estos son solo dos casos, de las miles de variantes y nuevos casos que podría haber, porque somos seres humanos diversos y cada caso es único.

Como sea, lo mejor es apartarse de una relación tal, a menos que él siga casado y esté esperando el divorcio porque su esposa fue infiel al pacto matrimonial. Entonces es bueno esperar hasta que todo esté cerrado legalmente para iniciar un acercamiento.

Si no fuese así, y el hombre fuera la parte agraviante de su relación matrimonial, tu estarías asumiendo un rol denigrante (la amante o la querida). Esta pregunta exige mucho desarrollo de la cuestión. Aquí solo hemos tocado el tema lacónicamente, pero sería bueno buscar ayuda psicológica, y espiritual.


[1] Manuela Dunn-Mascetti, Diosas la canción de Eva : el renacimiento del culto a lo femenino (Tèia, Barcelona: Malsinet, 2008), 114.

No hay comentarios.: