12 noviembre 2010

SEAMOS BUENO MAYORDOMOS


1 Crónicas 29:1  “Después dijo el rey David a toda la asamblea: Solamente a Salomón mi hijo ha elegido Dios; él es joven y tierno de edad, y la obra grande; porque la casa no es para hombre, sino para Jehová Dios”.

“David había sentido hondamente su propia indignidad para reunir el material destinado a la casa de Dios, y le llenaba de gozo la expresión de lealtad que había en la pronta respuesta de los nobles de su reino, cuando con corazones solícitos ofrecieron sus tesoros a Jehová, y se dedicaron a su servicio.  Pero sólo Dios era el que había impartido esa disposición a su pueblo.  Sólo él, y no el hombre, debía ser glorificado.  Era él quien había provisto al pueblo con las riquezas de la tierra, y su Espíritu les había dado buena voluntad para traer sus cosas preciosas en beneficio del templo. Todo era del Señor, y si su amor no hubiese movido los corazones del pueblo, los esfuerzos del rey habrían sido en vano y el templo no se habría construido” (Patriarcas y profetas, 816).

Con toda humildad, el rey David se dedicó a juntar los materiales que pronto serían utilizados para la construcción de una casa para el Señor Dios Todopoderoso. David mismo era consciente que no podría él construir tal hazaña arquitectónica para la gloria de Jehová, y por ellos presentó a su hijo Salomón como quien haría realidad tan grande proyecto.

La grandeza del proyecto no era por el tamaño y alcances del mismo, sino por quien iba a habitar allí, el Altísimo.

Dios nos dio dones y fortaleza para poder luego devolverlas todas al Señor. Dios nos considera mayordomos de sus riquezas en esta tierra. Hoy tratemos de ser recíprocos con las enormes bendiciones que el Señor nos otorga.

No hay comentarios.: