14 noviembre 2010

PIDAMOS SABIDURIA PARA VIVIR


1 Crónicas 29:19  “Asimismo da a mi hijo Salomón corazón perfecto, para que guarde tus mandamientos, tus testimonios y tus estatutos, y para que haga todas las cosas, y te edifique la casa para la cual yo he hecho preparativos”.

“David sabía que Salomón necesitaría humildad de corazón, una confianza constante en Dios, y una vigilancia incesante para soportar las tentaciones que seguramente le acecharían en su elevada posición; pues los personajes eminentes son el blanco especial de las saetas de Satanás” (Patriarcas y profetas, 813, 814).

En carne propia David conoció los caminos del pecado. Luego de haber sido temeroso de Dios y dependiente de Él, se apartó para seguir los dictados de su razonamiento no santificado. Dejó de lado la santa ley de Dios y anduvo en los caminos de la deshonra.

Conocedor de esto, suplicó por su hijo Salomón aun antes de que este mismo suplicara por tener un corazón sabio para poder gobernar con justicia y rectitud a la nación del Señor.

Hoy día, todos ejercemos una función de liderazgo. Nuestra influencia puede ser grande o pequeña. Como sea, hay personas que nos observan como modelos a seguir. Observadores de los que no somos consientes, pero está allí

Necesitamos depender del Señor y de su orientación sabia, contenida en su Palabra, para poder dejar huellas en nuestra vida que puedan ser seguidas por otros con seguridad. Sabiduría para saber vivir.

No hay comentarios.: