30 noviembre 2010

No puedo cambiarlo


Bueno. En su libro, David Olsen y Douglas Stephens, titulado “Manual de supervivencia para parejas”, se sugiere entre otros consejos los siguientes.
Cuando converse en cuanto al hábito que quiere cambiar en su pareja, trate de que su conversación sea al punto, no divague tocando más hábitos del que quiere cambiar. Vaya al punto y cuando la conversación se torne contra producente o emocionalmente defensiva termine el dialogo.

Otro consejo es que hay que buscar ser empático. Cuanto más es la ansiedad tanto más se tratará de forzar a la pareja a pensar como uno, así que cuide de manejar bien sus pensamientos para controlar su ansiedad. Trate de entender el punto de vista de su pareja.

Un último consejo es que trate de cambiarse primero a usted mismo antes de cambiar al otro.[1]

Y bueno. Si está en la etapa del noviazgo, hágase esta pregunta:
“¿Estos defectos que no me gustan de mi pareja los soportaré hasta que la muerte nos separe?”

Sea objetivo respóndase con los cinco sentidos, sin emociones (al menos trate) y si es: “SI”, entonces adelante y no se queje luego, pero si es “NO”, practique los consejos de arriba. De no resultar, entonces solo queda una cosa por hacer: termine la relación.


[1] David Olsen y Douglas Stephens. Manual de supervivencia para parejas (Barcelona: Amat Editorial, 2003), 158, 161.

No hay comentarios.: