09 noviembre 2010

LEALTAD


1 Crónicas 11:23   “El mismo venció a un egipcio, hombre de cinco codos de estatura; y el egipcio traía una lanza como un rodillo de tejedor, mas él descendió con un báculo, y arrebató al egipcio la lanza de la mano, y lo mató con su misma lanza”.

Uno de los mayores privilegios que un profesional puede alcanzar es ser parte de un equipo de ganadores.

Benaía, a pesar de ser de una aldeA de la parte más alejada del sur de Judá, por su responsabilidad y valor, alcanzó a ser parte del grupo de los tres valientes que sirvieron al rey David durante su reinado.

Fue Benaía quien eliminó a dos leones de Moab y a uno más en un foso en época de nieve. En los tiempos del rey David, matar un león era considerado una hazaña de gran valor.

Fue el leal Benía quien, junto con sus fuerzas permaneció leal al rey David en la guerra que inició Absalón. También permaneció leal a Salomón cuando Adonías intentó hacerse con el trono de Judá.

Fue él quien acompañó a Salomón a su ceremonia de coronación y llegó a ser general de todas las fuerzas de Israel.

Un humilde hombre cuyo nombre no es registrado en los libros del Espíritu de Profecía en español, pero del que podemos aprender hoy el valor de la lealtad en todo momento y en medio de toda dificultad.

No hay comentarios.: