28 noviembre 2010

¿Hasta dónde las caricias?


Sixto Porras menciona lo siguiente: “el objetivo (del noviazgo) no es “pasar el rato” o apaciguar la sed de besos y caricias. El noviazgo es más que una aventura. Es una relación fundamentada en la responsabilidad, y en la que las pautas de interacción han sido definidas y se respetan”.[1]

Las caricias son buenas y necesarias en el noviazgo, sin embargo deben tener un límite. Cuando se deshonra al Señor ya están fuera de lugar. Las zonas intimas del hombre y de la mujer (pene, nalgas, senos, vagina) no debieran tocarse por ningún motivo. Las mejillas, hombros, manos y brazo, así como los labios (con la salvedad de los besos eróticos) son las áreas de caricias de los novios.

El noviazgo es para tener contacto verbal, mas no para tener toqueteo y menos aun coito.

Es necesario aprender a poner límites a quien amas. Si alguna vez se trapazó las barreras de la modestia, es necesario reconstruirlas con urgencia (aunque es un gran desafío a la voluntad) o poner fin a una relación que te deshonra y al Señor también.


[1] Sixto Porras, Amor, sexo y noviazgo (Nashville: Grupo Nelson, 2010), 129.

1 comentario:

Emypedia dijo...

Muy buen consejo para que los noviazgos funcionen bien. Debeias tambien poner que pasa si el novio se intenta prpasar y las consecuencias. Muy interesante.

Te ruego humildemente que cheques mi blog: Emypedia (puedes checarlo en mi perfil o buscarlo en google) estoy segurisisisimo que te gustara.

Saludos