Google+ Followers

16 noviembre 2010

CONFIEMOS EN DIOS

2 Crónicas 13:18 “Así fueron humillados los hijos de Israel en aquel tiempo, y los hijos de Judá prevalecieron, porque se apoyaban en Jehová el Dios de sus padres”.




Abias y Jeroboam, de Judá y de Israel respectivamente, estaban con sus ejercitos frente a frente. Los de Judá eran 400 000 y los de Israel 800 000.



La victoria estaba humanamente ganada. Todo indicaba que Judá perderían la batalla. Pero no somos solamente hombres, si es que estamos en los caminos del Señor.



Jeroboam de Israel, con sus ídolos idólatras planteó mejor la batalla, pero cuando los hijos de Dios están llenos de fe, entonces cualquier acción, si es acompañada por el Señor, por más descabellada que parezca (como cruzar un mar en seco), tendrá sentido.



Los ejercitos de Judá estaban enboscados. Todo estaba listo para una derrota contundente, pero entonces, los valientes y esforzados hombres de Judá, ¡Gritaron!. Y solo con eso Israel fue desbaratado, porque cuando el debil esfuerzo humano se une con el poder divino se hace invencible.



Hoy esperemos la buena voluntad de Dios. Pasa a veces que Dios desea que pasemos por el valle de sombra de muerte y no vemos la victoria con nosotros, pero si nuestros ojos fueran abiertos, veríamos al Señor de los Ejércitos, al Dios victorioso, delante de nosotros con su vara y su callado para darnos aliento.



Hoy confiemos en el Señor.

No hay comentarios.: