27 octubre 2010

NO ESCASEARÁ


1 Reyes 17:14  “Porque Jehová Dios de Israel ha dicho así: La harina de la tinaja no escaseará, ni el aceite de la vasija disminuirá, hasta el día en que Jehová haga llover sobre la faz de la tierra”.

“La viuda de Sarepta compartió su poco alimento con Elías; y en pago, fue preservada su vida y la de su hijo. Y a todos los que, en tiempo de prueba y escasez, dan simpatía y ayuda a otros más menesterosos, Dios ha prometido una gran bendición. El no ha cambiado. Su poder no es menor hoy que en los días de Elías. No es menos segura que cuando fue pronunciada por nuestro Salvador esta promesa: "El que recibe profeta en nombre de profeta, merced de profeta recibirá." (Mat. 10: 41.) (Profetas y reyes, 96).

Mejor es dar que recibir, pero no solo para la psiquis sino para todo el ser. Aun nuestras provisiones se aumentan de manera milagrosa y muchas veces hasta la sobre abundancia. Dios no ha cambiado. Dios estableció un sistema de lealtad hacia Él, y es el diezmo, pero también, cuando atendemos bien a sus hijos que atraviesan necesidad, pues Dios también provee.

¿Cuántas veces hemos dejado de dar una limosna, una ofrenda especial o no hemos llevado a un amigo a comer a la casa porque simplemente no nos dio la gana hacerlo? A veces lo hemos hecho porque no teníamos nada que ofrecer (es decir nada preparado). Pero probemos ahora las bendiciones de la generosidad. Compartamos lo que tenemos, aun hasta el dolor, y veremos como el Señor se manifestará dándonos recompensa de profetas.

Hoy es nuestra oportunidad para brindar apoyo, no solo económico, sino también amical a las personas que nos rodean. Demos un poco de agua y un pan de amor a los que lo necesiten.

No hay comentarios.: