10 octubre 2010

LA AMISTAD

2 Samuel 1:26 “Angustia tengo por ti, hermano mío Jonatán, Que me fuiste muy dulce. Más maravilloso me fue tu amor Que el amor de las mujeres”.

El dolor de David por la muerte de Saúl era sincero y profundo; y revelaba la generosidad de una naturaleza noble. No se alegró de la caída de su enemigo. El obstáculo que había impedido su ascensión al trono de Israel había sido eliminado, pero no se regocijó por ello. La muerte había borrado por completo todo recuerdo de la desconfianza y crueldad de Saúl, y de su historia, David recordaba sólo lo que era regio y noble. El nombre de Saúl iba vinculado con el de Jonatán, cuya amistad había sido tan sincera y tan desinteresada” (Patriarcas y profetas, 752, 753.

La amistad es un regalo del cielo. Aquella amistad que unía a David y Jonatán pasó a la historia como un modelo de lealtad y paciencia.

Uno el hijo del rey, y otro el hijo del pastor. Uno heredero al trono de parte de los hombres, el otro heredero al trono de parte de Dios. Dos vida totalmente opuestas, aun por los designios del Señor, pero tales realidades no los enfrentaron sino que los unieron en vinculos estrechos de amor filial.

Con cuantos amigos tienes una amistad como la que hubo entre David y Jonatán. De repente no tienes amigos. Pues es hora de pedir al Señor que te muestre amigos y hoy es tu oportunidad de mostrarte amigo o amiga.

Que el Señor te ayude en todo momento de este día.

1 comentario:

http://zdorozhizn.ru/ dijo...

http://zdorozhizn.ru/