26 enero 2010

Siempre que escucho la canción de abajo, soy llamado a profunda reflexión. Un gran abrazo.

No hay comentarios.: