Google+ Followers

18 enero 2010

CON SU ESPIRITU

1 Samuel 10:6 Entonces el Espíritu de Jehová vendrá sobre ti con poder, y profetizarás con ellos, y serás mudado en otro hombre.

“Cuando Saúl se unió a los profetas en su culto, el Espíritu Santo obró un gran cambio en él. La luz de la pureza y de la santidad divinas brillé sobre las tinieblas del corazón natural. Se vio a sí mismo como era delante de Dios. Vio la belleza de la santidad. Se le invitó entonces a principiar la guerra contra el pecado y contra Satanás, y se le hizo comprender que en este conflicto toda la fortaleza debía provenir de Dios. El plan de la salvación, que antes le había parecido nebuloso e incierto, fue revelado a su entendimiento. El Señor le dotó de valor y sabiduría para su elevado cargo. Le reveló la Fuente de fortaleza y gracia, e iluminó su entendimiento con respecto a las divinas exigencias y su propio deber”. (Patriarcas y profetas, 622).

El propósito de nuestra existencia es la comunión con Dios. Ese es el centro y fin de nuestros días. Hoy necesitamos vivir ese propósito.
Saul en sus inicios como Rey de Israel llegó a tener parte de los conocimientos del plan de redención que lo llevaron a alabar el nombre de Cristo.

La experiencia de Saul puede ser la nuestra hoy día, y esto será posible en la medida de que estemos en la disposición de pasar un tiempo a solas en meditación de la Palabra del Señor.

Te desafío a cerrar tus ojos y conversar con Dios hacerca de tus planes de comunión personal con Dios, planifica con El y entonces goza de su compañía. Bendiciones.

No hay comentarios.: