19 agosto 2009

UN LIDER CONFORME EL CORAZON DE DIOS

Josué 24:24 “Y el pueblo respondió a Josué: A Jehová nuestro Dios serviremos, y a su voz obedeceremos.”

“Josué trató de hacer que sus oyentes pesaran muy bien sus palabras, y que desistieran de hacer votos para cuyo cumplimiento no estaban preparados. Con profundo fervor repitieron esta declaración: "No, antes Jehová serviremos". Consintiendo solemnemente en atestiguar contra sí mismos que habían escogido a Jehová, una vez más reiteraron su promesa de lealtad: "A Jehová nuestro Dios serviremos, y a su voz obedeceremos". . . La obra de Josué en favor de Israel había terminado. Había cumplido "siguiendo a Jehová", y en el libro de Dios se lo llamó "el siervo de Jehová". El testimonio más noble que se da a cerca de su carácter como caudillo del pueblo es la historia de la generación que disfrutó de sus labores. "Y sirvió Israel a Jehová todo el tiempo de Josué, y todo el tiempo de los ancianos que vinieron después de Josué" (Patriarcas y Profetas. 559, 561-563).

La labor urgente de todo líder juvenil es la de direccionar la mente de sus liderados hacia Cristo, y lograr que aquellos quienes son seguidores, no sean seguidores del humano sino del líder divino en su invitación hacia el Cielo.

En contraste con las diversas mega tendencias de liderazgo que invitan a los aspirantes a líderes a una concepción netamente humanista de influencia, centrando la atención del los liderados sobre sí mismos, sus habilidades y deseos, o sobre el líder, el liderazgo cristiano busca llamar la atención de los liderados y centrarla en Jesucristo, el gran líder Cósmico.

Querido amigo y amiga, hoy busca ser una influencia de vida para vida y esto se logra consagrándote a Jehová, invitándole que viva hoy en tu mente y conservando su presencia escuchando, tocando, comiendo, mirando y oliendo lo mejor que puedas.

Hoy seamos vasos de barro que el Señor pueda llenar con su presencia. Seamos terminales de la maravillosa presencia del gran Líder de los Siglos y esto nos constituirá líderes conforme el corazón de Dios.

No hay comentarios.: