27 enero 2009

UN DIA PERDIDO

Cuando Jesús caminaba, luego de la resurrección, por el camino de Emaús, se encontró con los discípulos quienes, luego de ser interrogados por el inusual compañero de caminata, le contaron el drama de la pasión. Al anochecer se quedaron solos para cenar. Allí se desarrolló el encuentro de Dios con los hombres. Al partir el pan.
“¿no nos ardía el corazón cuando nos hablaba de las escrituras?”.
Si hoy día no tengo un encuentro íntimo con la Palabra de Dios. Es UN DIA PERDIDO. Hoy procura pasar tiempo en la palabra, con la palabra y por la palabra, hasta que te arda el corazón. Dicho de otro modo. Pide la bendición de Dios para poder entender su Palabra, y luego, compara versión tras versión bíblica (en el internet hay recursos) y aplica las lecciones aprendidas a tu vida diaria.
Que podamos decir: “¿no nos ardía el corazón cuando nos hablaba de las escrituras?”.
Hoy es el momento. No digas no hay tiempo. Tiempo hay cuando decidimos pasar tiempo con el Señor.

No hay comentarios.: