Google+ Followers

16 enero 2009

4 EL DON PROFETICO Y LA IGLESIA REMANENTE DE DIOS

El testimonio de Jesús y el espíritu de profecía son una continuación de la revelación propia de Dios dada por medio de los profetas del Antiguo Testamento, culminando con Jesús, y transmitida por medio de los apóstoles, los profetas y los mártires de la iglesia temprana. El pueblo de Dios del fin del tiempo se caracteriza como el que preserva y restaura este mensaje profético. Por el poder del Espíritu Santo y por medio de sus palabras y sus actos, habla en favor de Jesús en los días finales.

No hay comentarios.: