29 noviembre 2008

Fumar durante el embarazo dañaría las arterias de los bebés


Fumar durante el embarazo dañaría las arterias de los bebés


Traducido del inglés: jueves, 20 de noviembre, 2008

Por Will Dunham

WASHINGTON (Reuters) - Las personas cuyas madres fumaron durante el embarazo serían más de dos veces más propensas a tener daño arterial, lo que las predispondría a padecer ataque cardíaco y accidente cerebrovascular (ACV), informaron el miércoles investigadores holandeses.

Estudios previos han detectado muchos riesgos de salud en los hijos de las madres que fuman durante la gestación. La nueva investigación parece sumar un peligro más a la lista.

El estudio incluyó a 732 adultos jóvenes, de un promedio de 28 años, de Utrecht en Holanda, de los cuales el 29 por ciento era hijo de madres que habían fumado durante el embarazo.

Los expertos emplearon ultrasonido para medir el espesor de la cubierta interna de sus arterias carótidas en el cuello.

La cubierta era un 3 por ciento más espesa en los hijos de madres que habían fumado durante la gestación, escribieron los expertos en la revista Arteriosclerosis, Thrombosis and Vascular Biology.

Tener cubiertas arteriales de mayor grosor es un primer paso hacia la aterosclerosis, que es el endurecimiento arterial en el cual se acumula placa grasa, lo que restringe el flujo se sangre y puede provocar infartos o ACV.

"La exposición al humo de tabaco en las mujeres embarazadas es malo por muchos motivos, como un bajo peso del bebé al nacer y mayor riesgo de enfermedad respiratoria infantil", dijo el doctor Cuno Uiterwaal, del Centro Médico de la Universidad de Utrecht, quien dirigió el estudio.

"Nuestro hallazgo, si se confirma en otros estudios, agregaría que incluso el sistema cardiovascular de los niños por nacer se ve afectado", añadió el experto.

La investigación también demostró que los hijos de madres fumadoras eran más livianos y más cortos al nacer, más pesados en la adolescencia y más propensos a fumar en la juventud. Ninguna de estas cosas pasó si el padre fumaba pero la madre no.

Los resultados se mantuvieron firmes incluso después de tener en cuenta los propios hábitos de tabaquismo de los jóvenes y otros factores de riesgo, como sus niveles de colesterol, peso corporal y exposición infantil al humo de cigarrillo por el hábito de los padres.

"Las personas no deberían fumar por los muchos efectos perjudiciales que acarrea (el hábito) para ellos mismos y para los demás. Fumar debería estar especialmente prohibido en presencia de niños", señaló Uiterwaal.

El autor dijo que el estudio no brinda una prueba final respecto de que sea la exposición fetal al tabaco la que provoca el daño arterial observado en los adultos jóvenes.

El equipo ahora está tratando de ver si los niños más pequeños que tienen madres que fumaron durante el embarazo muestran un daño similar.

Reuters Health

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_71883.html

No hay comentarios.: