Entradas

Mostrando las entradas de octubre, 2008

Lección 6: La expiación en símbolos - I

En la Biblia, el sistema de sacrificios fue establecido a fin de ilustrar cómo Dios resolvería el problema del pecado. En el centro del servicio estaba la sangre del animal sacrificial. La vida del animal era derramada para que la vida del pecador arrepentido pudiera salvarse. El animal era un símbolo de Jesús, quien dio su vida en lugar de las nuestras.
Cuando los pecadores arrepentidos traían sus sacrificios a Dios, estaban reconociendo que eran pecadores que merecían la muerte. Pero también estaban manifestando fe, confiando en que Dios les daría el perdón al aceptar la vida de la víctima del sacrificio en lugar de la de ellos. Asumir la responsabilidad por nuestros pecados es indispensable (esto se conoce como arrepentimiento y confesión). Solo los que, a la luz de la Cruz, se ven a sí mismos como pecadores con necesidad de perdón y humildemente encuentran en Cristo al Cordero de Dios que quita su pecado, experimentarán la purificación.

Lección 5: Se anuncia la expiación

Siendo que Dios ha provisto una solución a los mortales realidad y poder del pecado, inmediatamente anunció las buenas noticias a los seres humanos caídos. (¡El primer misionero en la historia cósmica no fue una criatura, sino el Creador mismo!) Dios también se aseguró que esta promesa, la de la redención, se mantuviera fresca y viva en sus mentes, porque quería que su pueblo estuviera listo cuando, por medio de la persona de Jesús, la promesa se hiciera realidad. A lo largo de toda la historia de su pueblo en el Antiguo Testamento, Dios creó instituciones y leyes directamente ligadas a su plan de salvación, y que ilustraban su operación. Por medio del sistema de sacrificios, el sacerdocio y aun el rey (este era un símbolo del Mesías), ellos podían esperar el sacrificio supremo, la venida del verdadero Sumo Sacerdote y el reinado del Rey mesiánico, por medio del cual se realizara el propósito salvífico de Dios.

Lección 4: La expiación y la iniciativa divina

Los seres humanos recibieron libertad moral, algo que no se encuentra en ninguna otra criatura que Dios creó aquí en la tierra. Una vez que Dios los dotó con esta libertad, era de ellos, y él no podía quitársela sin alterar radicalmente su misma naturaleza y ser. Ellos podían usar esta libertad ya sea para responder positivamente, al rendirle una obediencia fiel con amor y gratitud, o podían usar esa libertad para rechazar el don de la vida y desobedecer a Dios. (Después de todo, si los seres humanos no hubiesen tenido la opción de desobedecer, realmente no habrían sido libres).
Dios –previendo esa horrible posibilidad de la desobediencia– actuó como correspondía. De este modo, la mente divina concibió el plan de salvación mucho antes de que los seres humanos fueran creados y antes de que el mal y el pecado realmente aparecieran. Era un plan que se centraba en la persona y la obra de Jesucristo.

Lección 3: La caída en el pecado

Cuando la palabra caída se usa para designar la pérdida de la libertad humana causada por el pecado de Adán y Eva, implica que el pecado nos rebajó de un nivel a otro: en este caso, de una condición moral elevada y espiritual a una de corrupción, opresión y esclavitud.

Aunque no se revela mucho acerca de la Caída en el Edén, tenemos suficiente información bíblica para comprender que algo ocurrió que dañó no solo la naturaleza humana sino también el planeta mismo. El resultado de esa Caída no es animador. De hecho, no habría esperanza si no fuera por la promesa de la expiación en nuestro favor por medio de Cristo. No obstante, todavía necesitamos ver lo que nos ha sucedido, porque solo cuando nos vemos como realmente somos la gloria de la Cruz nos alcanzará con su belleza y su poder salvador.

LECCION 2: CRISIS COSMICA: LA FRACTURA DEL ORDEN ESTABLECIDO POR DIOS

No importa cuánto tenía Lucifer, no importa cuán exaltado era, para él no era suficiente. Quería más. De esta manera comenzó el “misterio de iniquidad” (2 Tes. 2:7), el origen del pecado en el universo de Dios.

El origen del mal dentro de este ser perfecto permanecerá siendo un misterio, porque no hay razón para el mal. Si pudiera ser explicado, podría ser justificado. Comenzó con el primer paso pequeño que dio Lucifer al acariciar una emoción y un deseo específicos. Las emociones conflictivas dentro de Lucifer, junto con el mal uso de la libertad concedida por Dios, resultaron en un conflicto cósmico, una rebelión madura contra Dios en la que el sufrimiento y la muerte han impactado a innumerables criaturas. Hoy, cada uno de nosotros está viviendo con los resultados de este conflicto.

Pero, no te desesperes. Como veremos en lecciones futuras, Cristo vino para traer una solución justa y equilibrada a los problemas que causaron esta crisis cósmica.