Google+ Followers

18 febrero 2017

EL ESPIRITU SANTO Y LOS DONES DEL ESPIRITU


























Dios tiene diversos modos de hacer que su obra avance en
esta tierra, y una de ellas es el desarrollo de los dones espirituales, los
cuales se manifiestan en sus hijos, como el Espíritu Santo los haya repartido
en su soberana voluntad. Hoy estudiaremos la lección 8: El Espíritu Santo y los
dones del Espíritu. No te lo pierdas. Dios te cuide en todo momento.

04 febrero 2017





Seguimos en el estudio sistemático de la Biblia, hoy te ofrezco la lección 6: El Espíritu Santo y una vida Santa. Este trimestres es una serie de oportunidades de encuentro con Dios. Te invito a escuchar el video. Un gran abrazo…

03 febrero 2017

UN SANTUARIO PURIFICADO


Daniel 8:13, 14. Entonces oí a un santo que hablaba; y otro de los santos preguntó a aquel que hablaba: ¿Hasta cuándo durará la visión del continuo sacrificio, y la prevaricación asoladora entregando el santuario y el ejército para ser pisoteados? Y él dijo: Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas; luego el santuario será purificado.

“Nuestras expectativas iban en aumento mientras esperábamos la llegada de nuestro Señor, hasta que el reloj marcó las doce a medianoche. El día había pasado, y nuestro chasco llegó a ser una certeza. Nuestras más caras esperanzas y expectativas fueron barridas, y nos sobrevino un deseo de llorar como nunca antes habíamos experimentado. La pérdida de todos los amigos terrenales no se hubiera comparado con lo que sentimos entonces. Lloramos y lloramos hasta que el día amaneció...” (Cristo en su santuario, 8).

Las palabras que Elena de White cita fueron de Hiram Edson luego de la experiencia del Gran Chasco del 22 de octubre de 1844. Los milleritas creían firmemente en que en aquella fecha sería la segunda venida de Cristo, porque consideraban que el santuario a ser purificado era el planeta tierra. Simplemente se dejaron llevar por las interpretaciones del mundo cristiano.

Pero el santuario a ser purificado era uno hecho no con mano humana (Hebreos 9:24), sino uno celestial. Allí comenzó una etapa de juicio, para los hijos de Dios.  Se ve si somos dignos de alcanzar la sublime gracia de ser parte de los ejércitos de los salvados.


Gracias al estudio diligente de la Palabra de Dios, muchas de las fábulas y fantasías con las que se ha revestido al cristianismo, han sido señaladas, y son muchos los que se acercan ahora libremente al Santuario Celestial por medio de la oración para alcanzar gracia y oportuno socorro. ¿Lo haces tú también?

31 enero 2017

EL QUE HA DE VENIR VENDRÁ




Daniel 7: 13, 14. Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre,  que vino hasta el Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él. 14Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido.

“Después del desayuno dije a uno de mis hermanos: ‘Vayamos a ver y animar a algunos de nuestros hermanos’. Salimos, y mientras pasábamos por un gran campo, fui detenido en medio de él. El cielo pareció abrirse ante mi vista, y vi definida y claramente que en vez de que nuestro Sumo Sacerdote saliese del Lugar Santísimo del Santuario celestial para venir a esta Tierra en el décimo día del mes séptimo, al fin de los 2.300 días, había entrado por primera vez, en ese día, en el segundo departamento de ese Santuario, y que tenía una obra que realizar en el Lugar Santísimo antes de venir a la Tierra; que había venido a las bodas o, en otras palabras, al Anciano de días, para recibir el reino, el dominio y la gloria; y que debíamos esperar su retorno de las bodas. Entonces mi mente fue dirigida al (capítulo 10) del Apocalipsis, donde pude ver que la visión había hablado y no había mentido”.—Manuscrito inédito publicado parcialmente en la The Review and Herald, 23 de junio de 1921. (Cristo en su santuario, 8).

Daniel vio en símbolos el inicio del juicio investigador en Daniel 7. La llegada de Cristo al Anciano de Días para luego recibir el dominio. Ahora el Señor se encuentra ante el Señor, y esperamos reciba el dominio para gobernar la tierra. Estamos en los últimos momentos del gran conflicto entre el bien y el mal.


Nos queda solo la dulce espera de ver al Señor venir en las nubes de los cielos.  Mientras tanto, somos testigos de las señales del fin, pero esto, lejos de alarmarnos, nos llena de esperanza porque el que ha de venir vendrá y no tardará como algunos piensan. Es hora de renovar nuestros votos de fe ante su inminente regreso, con el cual inaugurará una nueva etapa en la historia del universo.