19 marzo 2015

Lección 12 LA HUMILDAD DE LOS SABIOS - Pr. Yván Balabarca













Apreciados amigos y amigas, les comparto el repaso de la lección de la semana. En 10 minutos tengamos un vistazo a la lección. Esta semana charlamos acerca de la humiladad y lo vano de la jactancia. Un gran abrazo!!!

17 marzo 2015

EL SÁBADO




Jeremías 17:24, 25 “No obstante, si vosotros me obedeciereis, dice Jehová, no metiendo carga por las puertas de esta ciudad en el día de reposo, sino que santificareis el día de reposo, no haciendo en él ningún trabajo, entrarán por las puertas de esta ciudad, en carros y en caballos, los reyes y los príncipes que se sientan sobre el trono de David, ellos y sus príncipes, los varones de Judá y los moradores de Jerusalén; y esta ciudad será habitada para siempre”. 

“El Espíritu de Dios impresionó los corazones de esos estudiosos de su Palabra. Fueron impelidos por la convicción de que, ignorantemente, habían transgredido ese precepto al pasar por alto el día de descanso del Creador. Empezaron a examinar las razones por las cuales se guardaba el primer día de la semana en lugar del día que Dios había santificado. No pudieron encontrar en las Escrituras prueba alguna de que el cuarto mandamiento hubiese sido abolido o de que el día de reposo hubiese cambiado; la bendición que desde un principio santificaba el séptimo día no había sido nunca revocada. Habían estado buscando honestamente conocer y hacer la voluntad de Dios; ahora, al verse transgresores de la ley divina, sus corazones se llenaron de pena y manifestaron su lealtad a Dios guardando su santo sábado” (Cristo en su santuario, 108).

Recuerdo cuando comenzaba a estudiar la Biblia con algunos jóvenes de la iglesia El Trébol en Lima, ahora todos ellos son grandes profesionales, pero en aquella época tuvieron  mucha paciencia conmigo, ya que demoré mucho en aceptar la verdad bíblica del sábado. Recuerdo que pasé dos años asistiendo a la iglesia sin bautizarme porque aceptaba la santidad del sábado, aunque había algunos que no asistía.

Luego de dos años nuevamente me dieron estudios bíblicos y decidí bautizarme. El sábado es el único mandamiento que de no ser cumplido, no nos trae problemas en la sociedad, sino solo con el Señor. Es realmente una prueba de fe guardar el sábado, para millones de fieles alrededor del mundo. Hombres y mujeres semanalmente hacen una declaración del fe al detener sus ocupaciones comunes para observar el día del Señor.

El sábado sigue vigente y haríamos bien en no claudicar de su observancia, sino en permanecer fieles a la voluntad expresa de Dios: “Acuérdate de mi día sábado para santificarlo” (Éxodo 20:8).

13 marzo 2015

CON AMOR



Jeremías 12:5 “Si corriste con los de a pie, y te cansaron, ¿cómo contenderás con los caballos? Y si en la tierra de paz no estabas seguro, ¿cómo harás en la espesura del Jordán?” 

“Los profetas habían llorado la apostasía de Israel y lamentado las terribles desolaciones con que fueron castigadas sus culpas. Jeremías deseaba que sus ojos se volvieran manantiales de lágrimas para llorar día y noche por los muertos de la hija de su pueblo y por el rebaño del Señor que fue llevado cautivo” (Conflicto de los Siglos 21).

El camino de la rebelión puede resultar agradable, pero tiene un componente destructivo para el verdadero hijo de Dios. Israel se había rebelado contra Dios y Él envió mensajeros quienes sufrieron el rechazo del pueblo elegido, pero además, lloraron porque vieron como eran castigados por el Señor.

En el texto de hoy leemos la desesperación de Jeremías que intenta hacer entrar en razón a su pueblo para que deje de esforzarse en vano, de apartarse de la sabia y cariñosa dirección del Padre; pero habían sido tantos años de  rebelión que les era difícil retornar. Estaban casados con sus propias ideas y pre conceptos, a tal punto que ponían sus suposiciones por sobre la expresa Palabra de Dios.

Así también hoy, necesitamos ser cautelosos de no andar por el camino de la crítica, que a muchos les parece que los pone en un nivel más elevado que los demás, porque piensan percibir cuestiones que otros no captan, y las critican, pero en realidad están envueltos en el ensalmo satánico de Eva, que fue tentada con ser superior por el diablo.

Es cierto, cuando vemos algo en que nuestro hermano está andando mal, es necesario tener el espíritu de Elías, quien con autoridad de una vida proba y vinculada con el cielo, lograba que sus palabras vayan de la mano con la Palabra de Dios, haciendo que su reprensión esté llena de vida. Pero muchas veces los críticos solo tienen sus palabras humanas, falibles y llenas de ira, percepciones equivocadas, encono, amargura, dolor y resentimiento.

Hoy andemos como hijos de Dios. Si vemos que algo podría andar mejor, vayamos a dar nuestra observación con humildad y firmeza, pero que sea oída por quien debe ser oída; recuerda que no somos un partido político para organizar mítines, sino hermanos que queremos que nuestro hermano sea mejor, por eso le hablamos a solas, y aunque con firmeza, también con amor y cariño.

12 marzo 2015

ALABANZA




Jeremías 9:23, 24 “Así dijo Jehová: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice Jehová”.

“Nadie sino el Hijo de Dios podía efectuar nuestra redención; porque sólo El, que estaba en el seno del Padre, podía darle a conocer. Sólo El, que conocía la altura y la profundidad del amor de Dios, podía manifestarlo. Nada que fuese inferior al infinito sacrificio hecho por Cristo en favor del hombre podía expresar el amor del Padre hacia la perdida humanidad” (Camino a Cristo, 14).

El acto de conocer a Jehová es toda una estrategia milenial que siempre da fruto. Dios siempre se ha mostrado para ser hallado, y su hijo Jesucristo es la mejor prueba de ello. Cristo vino a este mundo para dar a conocer al Señor. Él hizo posible que los hombre entendamos mejor al Padre; entonces debemos a Dios el que podamos entenderlo y conocerlo.

Dios hace misericordia, es decir, nos ama aunque no merezcamos ser amados. Nos ama aunque no seamos perfectos, porque Él es amor. No necesita una razón para amarnos. Dios hace juicio, y es que aunque es bondadoso, también es juez justo, capaz de disciplinar por amor a quienes se descarríen. Dios no puede ser burlado, lo que el hombre sembrare, eso también segará.

Dios hace justicia, y aunque los injustos alcancen prosperidad en esta tierra, viene el juicio en que Dios pagará a cada uno conforme la bondad que haya manifestado a los hombres. Dios es bueno, pero es justo.

Hoy vivamos de tal manera que seamos hijos del Altísimo; procuremos entenderlo y conocerlo. Estemas más cerca de Dios; vivamos con Dios; luchemos por y con Él; entonces tendremos de qué alabarnos, porque lo haremos en SU GLORIA, y en SUS MARAVILLAS. Démosle gloria.

11 marzo 2015

LECCION 11: VIVIR POR FE.



 

El repaso de la lección 11 de la escuela sabática de este primer trimestre del año 2015: VIVIR POR FE. es un repaso breve, para tener un panorama general de la guía de estudio. Un gran abrazo!

PARTE DE LA EVANGELIZACIÓN



Jeremías 8:20 “Pasó la siega, terminó el verano y nosotros no hemos sido salvos”.

“Pero en nuestras iglesias son muchísimos los que saben muy poco del verdadero significado de la verdad para este tiempo. Les ruego que no desprecien el cumplimiento de las señales de los tiempos, que con tanta claridad indican que el fin se acerca. ¡Oh, cuántos de los que no han procurado la salvación de su alma se lamentarán pronto acerbamente: “Pasó la siega, terminó el verano, y nosotros no hemos sido salvos”. Jeremías 8:20” (Consejos para la iglesia, 647).

Tenemos una responsabilidad, de procurar ser parte de la estrategia divina para hacer progresar el reino de Dios en esta tierra. La obra misionera debe ser hecho con los dones que se nos ha encomendado. Debemos emplearnos a fondo para que no pase un día en que no hayamos hecho algo a favor de la proclamación del evangelio.

No buscamos “goles”, buscamos hacer discípulos; esta es una obra que si no va acompañada con el poder del Espíritu Santo, no tendrá mayores resultados por más hábiles que seamos. Debemos usar nuestros dones, pero también nuestra vida debe ser transformada por la dulce presencia del Santo Espíritu en nuestra vida, que no solo santifica el aspecto espiritual, sino también los otros aspectos.

Santos a nivel social (familia, amigos, vecinos), a nivel físico (comida, recreación, vestimenta), a nivel mental (lectura, videos, conversaciones), a nivel ecológico (higiene y orden del lugar en que vivimos, mascotas bien cuidadas). Un evangelio pleno, que al ser vivido como buenos discípulos, aun la presencia de una persona tal ya es un sermón de vida para vida.

No solo es pararse detrás de  un púlpito, ni solo es tocar una puerta, sino una vida que acompañe estos esfuerzos. Es cierto, no hay perfecto ni aun uno, pero las acciones por estar al lado de Cristo inequívocamente producirán efectos transformacionales en nuestra vida a todo nivel.

Es nuestra responsabilidad que el mundo sea informado e instruido en lo concerniente a la venida del Señor, para que cuando llegue el tiempo, nadie pueda decir: “Yo no sabía, ¿porqué no me informaste?”. Que la salvación sea su elección no depende de nosotros, pero si depende de nosotros que sepan que tenían una elección.

04 marzo 2015

DIOS JUSTO




Jeremías 6:13 “Y sabréis que yo soy Jehová, cuando sus muertos estén en medio de sus ídolos, en derredor de sus altares, sobre todo collado alto, en todas las cumbres de los montes, debajo de todo árbol frondoso y debajo de toda encina espesa, lugares donde ofrecieron incienso a todos sus ídolos”.

“Dios declara positivamente en su Palabra que castigará a los transgresores de su ley. Los que se lisonjean con la idea de que es demasiado misericordioso para ejecutar su justicia contra los pecadores, no tienen más que mirar a la cruz del Calvario. La muerte del inmaculado Hijo de Dios testifica que “la paga del pecado es muerte,” que toda violación de la ley de Dios debe recibir su justa retribución” (El Conflicto Inminente, 34)

Puede que ahora no haya diferencia entre el justo y el injusto, incluso, puede que veamos que quienes son crueles, transgresores, tramposos, infieles, violentos o inconstantes y flojos, sean quienes más éxito tengan debido a sus malas artes o a padres pudientes, pero permisivos. Como sea, esto se puede ver por ahora, pero el final de tales malas acciones es que quienes las practican se las tendrán que ver con el castigo final del Señor.

Dios no puede ser burlado. Dios es justo. Todo lo que el hombre siembre, tarde o temprano cosechará. Debemos ser muy cuidadosos con la forma en que vivimos, porque dejamos huellas en el camino de la vida que serán seguidas por otros, en primer lugar, por nuestros hijos. Nuestros hijos vivirán, muy probablemente, como nosotros les hayamos dado ejemplo.

Es por ello que existen las familias multisintomáticas disfuncionales transgeneracionales, es decir, que los problemas de una familia se reproducen en hijos y nietos. Es nuestra responsabilidad vivir en las sendas del Señor porque ello asegurará que nuestras futuras generaciones tengan menos riesgos de fracaso y mayores oportunidades de éxito en todos los aspectos de la vida.

Dios no puede ser burlado, pero tambien es justo de dar la justa retribución o premio a quienes se lo merezcan. Hoy vivamos como hijos e hijas de Dios.

02 marzo 2015

DIOS NOS AYUDE




Ezequiel 2:6 “Y tú, hijo de hombre, no les temas, ni tengas miedo de sus palabras, aunque te hallas entre zarzas y espinos, y moras con escorpiones; no tengas miedo de sus palabras, ni temas delante de ellos, porque son casa rebelde”.

“Una maravillosa representación simbólica dada al profeta Ezequiel durante su destierro en la tierra de los caldeos, enseña esta lección. Recibió la visión cuando estaba abrumado por recuerdos tristes y presentimientos inquietantes. La tierra de sus padres estaba desolada; Jerusalén, despoblada. El profeta mismo era extranjero en un país donde la ambición y la crueldad reinaban. Por todas partes veía manifestaciones de tiranía e injusticia. Su alma estaba afligida y se lamentaba día y noche. Pero los símbolos que se le presentaron ponían en evidencia un poder superior al de los gobernantes terrenales”. (La Educación 160).

¿Cuántas veces hemos temido a hombres y mujeres que tenían mucho poder y estaban en la capacidad de dejarnos “fuera de juego”? ¿Cuántas veces hemos tenido que callar? Pues el versículo de hoy es una evidencia del tierno cuidado y simpatía que Dios tiene para con aquellos que deben de levantar su voz sin temor, pero con amor, para corregir, a quienes están yendo por mal camino.

Por otro lado, no debemos tener miedo de llamar la atención, pero debemos de ser prudentes como serpientes, y mansos como palomas, es decir, cuando llamamos la atención, no lo hagamos quejándonos, porque estaríamos personalizando nuestro malestar, sino mostrando objetivamente lo que está mal, y buscando brindar soluciones que puedan servir de pautas de cambio.

Añado también que puede ser mal interpretado si nosotros señalamos nuestra propia experiencia como ejemplo de lo que se debe hacer, ya que inconscientemente nos colocamos en un pedestal de heno, listos para que cualquier chispa de ira nos hiera por completo. Al llamar la atención seamos claros, directos, sin crítica, ni colocándonos como ejemplo, sino llamando la atención hacia un claro “Escrito está”.

Cuando entremos en contacto con el Creador, Él nos ayudará a alcanzar la norma de vida que debemos vivir; y cuando nos toque decir alguna cosa, y tengamos temor de las reacciones de la gente, no temamos, Dios está de parte de lo que es justo y de buen nombre.

Dios nos ayude a ser prudentes.

27 febrero 2015

DIOS JUSTO



Lamentaciones 1:5 “Sus enemigos han sido hechos príncipes, sus aborrecedores fueron prosperados, porque Jehová la afligió por la multitud de sus rebeliones; sus hijos fueron en cautividad delante del enemigo”. 

“Nadie se engañe a sí mismo con la creencia de que una parte de los mandamientos de Dios no es esencial, o que él aceptará un sustituto en reemplazo de lo que él ha ordenado. El profeta Jeremías dijo: “¿Quién puede decir que algo sucede sin que el Señor lo mande?” Lamentaciones 3:37. Dios no ha puesto ningún mandamiento en su Palabra que los hombres puedan obedecer o desobedecer a voluntad sin sufrir las consecuencias. Si el hombre elige cualquier otro camino que no sea el de la estricta obediencia, encontrará que “su fin son caminos de muerte”. Proverbios 14:12” (Patriarcas y profetas, 329).

Dios es bueno, y para siempre es su misericordia para con sus hijos, pero en ese marco, tambien es misericordioso cuando castiga a sus hijos por “la multitud de sus rebeliones”. No pensemos que Dios no pondrá los puntos sobre las ies de nuestras vidas. Debemos cambiar los hábitos que deben ser cambiados. No podemos vivir con el lema: “mata que Dios perdona”.

Dios es piadoso, pero aborrece el pecado; ama al pecador, pero detesta las obras de la oscuridad. Cada uno conoce qué es lo que debe ser cambiado en su vida. Debemos cambiar en lo que concierne a nuestra recreación, dejar de lado lo que nos hace daño en cuanto a comida y bebida, comenzar hábitos positivos, como leer la Biblia, orar todas las mañanas, comer ensaladas, frutas, y hacer ejercicio.

Muchas de las enfermedades son el resultado de nuestra propia negligencia. Debemos hacer cambios decididos a favor de la verdad, y no pienses que los actos pequeños y humildes no predican, son tan buen sermón como el predicado desde el púlpito los sábados. Un hijo obediente, una hija prudente, que desarrollan fielmente sus labores simples como tender su cama y lavar la loza, predican de un evangelio transformador.

Seamos hijos e hijas de Dios.

26 febrero 2015

FIDELIDAD EN MEDIO DE LA ADVERSIDAD




Jeremías 32:2 “Entonces el ejército del rey de Babilonia tenía sitiada a Jerusalén, y el profeta Jeremías estaba preso en el patio de la cárcel que estaba en la casa del rey de Judá”.

“El cobarde rey sabía que las acusaciones eran falsas; pero a fin de propiciar a aquellos que ocupaban puestos elevados y de influencia en la nación fingió creer sus mentiras, y entregó a Jeremías en sus manos para que hiciesen con él lo que quisieran. El profeta fué arrojado “en la mazmorra de Malchías hijo de Amelech, que estaba en el patio de la cárcel; y metieron a Jeremías con sogas. Y en la mazmorra no había agua, sino cieno; y hundióse Jeremías en el cieno.” Vers. 6. Pero Dios le suscitó amigos, quienes se acercaron al rey en su favor, y le hicieron llevar de nuevo al patio de la cárcel” (Profetas y reyes 336)

Pobre Jeremías. Luego de hacer la voluntad de Dios, terminó en ese momento en la cárcel, y de no ser por algunos amigos a quienes Dios mismo puso en su corazón el ayudarle, hubiese sido una experiencia larga y desgastante.

Pensemos en que Jeremías estaba en esa situación ¡por hacer la voluntad de Dios! ¿Es que el hacer la voluntad de Dios no trae recompensas? Pues bien, ahora observas que no siempre, sino que a veces el hacer lo que es correcto te acarrea enemigos y malos entendidos. Pero aun así, no temas, porque igual que con Jeremías, Dios pondrá en el corazón de ciertas personas el deseo de que tu situación no sea peor.

Por otro lado, no pienses solo en las recompensas de esta tierra, o en el reconocimiento humano, que de por si es agradable, pero si no llega por que haces lo correcto, recuerda que Dios en los cielos afirma que tú eres su hijo o hija, y está dispuesto a darte la recompensa eterna.

Cuando lleguemos a la patria celestial, y veamos el enorme peso de gloria, las colinas eternas y los animales santos, en medio de una naturaleza perfecta y sin mancha de pecado; y recordemos los peores momentos de nuestra vida, nos parecerán poca cosa, en comparación con la realidad eterna que nos tocará vivir.

Hoy, de ser necesario, suframos como buenos soldados de Jesucristo, con mansedumbre, pero no basada en el conformismo humano, sino en la esperanza bienaventurada de que Dios volverá para la recompensa final a sus hijos e hijas fieles.